domingo, 8 de julio de 2018

ESPÁRRAGOS CON AJOATAO DE AGUACATE, ATÚN Y HUEVO

Esta receta es la que presenté en el concurso de recetas de Carretilla y la que me premiaron entre las recetas finalistas. Dentro de poco recibiré un lote de productos de la marca y mi receta formará parte del recetario de Carretilla. 
La verdad que los espárragos Carretilla están deliciosos, no tienen nada que ver con los de marcas blancas que estaba acostumbrada a comprar. Éstos son más gorditos, tienen más sabor y jugosidad y compensa pagar un poco más pero comerse unos espárragos ricos de verdad. 

Se me vino a la cabeza la idea y la plasmé con esta presentación, que quedó muy bonita y clásica. 
En cuanto al sabor es bestial. A mi personalmente me encanta el aguacate, y el ajoatao, un plato típico de Jaén y su mezcla podría ser interesante. Así que me puse manos a la obra. El resultado fue un éxito. A mi me encantó. 

La receta es sencillísima... A continuación la explico.


INGREDIENTES:
- 1 lata de espárragos Carretilla
- Un par de latas de atún en aceite de oliva
- 2 Huevos cocidos
- Para el ajoatao: 1 patata grande, 1 aguacate maduro, 1 huevo, un diente de ajo, aceite de oliva, sal

PREPARACIÓN:
- Hervimos la patata con la piel hasta que esté blanda (aproximadamente 20 minutos).
- Cocemos el huevo (10 minutos), lo dejamos enfriar y cuando esté frío le quitamos la cáscara y lo rallamos con ayuda del rallador. Reservar.
- Escurrimos el aceite del atún y lo desmigamos un poquito. Reservar.
- Ponemos en el vaso de la batidora el huevo crudo, el diente de ajo, la patata hervida pelada y un poco de sal. Trituramos bien.
- Añadimos ahora el aguacate y volvemos a batir par integrarlo todo.
- Ahora añadimos el aceite de oliva (aproximadamente 100 ml) poco a poco mientras batimos la mezcla para que emulsione como si fuera una mayonesa.
- Montaje: en una fuente ancha, ponemos el ajoatao como base, encima los espárragos, y hacemos dos franjas, una de atún y otra de huevo. Listo.




domingo, 29 de abril de 2018

VASITOS DE AJOATAO CON PULPO AL PIMENTÓN

Estos vasitos fueron otra de las tapas de la pasada Nochevieja. Además de estar riquísimos, decoran cualquier mesa de aperitivos. Y no se tarda mucho en hacerlos. Así que no hay excusas para prepararlos. 
Os lo recomiendo para algún evento más formal en casa. Quedaréis muy bien.


Ingredientes:
- Dos patatas medianas
- 2 dientes de ajo
- 1 huevo
- Aceite de oliva virgen extra
- Pulpo cocido
- Pimentón dulce de la Vera

Preparación:
- Cocer las patatas con la piel durante 20 - 25 minutos, hasta que al pincharlas se noten ya blandas.
- Dejamos que se enfríen y las pelamos y limpiamos de impurezas.
- Las partimos en trozos y las echamos al vaso de la batidora, junto con los dos dientes de ajo, un poco de sal y el huevo. Comenzamos a triturar y cuando esté hecho una masa homogénea, vamos echando aceite de oliva para ligarlo como si estuviéramos emulsionando una mayonesa. Pondremos alrededor de 150 ml (la mitad de un vasito). Ya tenemos listo el ajoatao; lo ponemos como base en los vasitos.
- Partimos el pulpo cocido en rodajitas y lo aliñamos con un poco de sal, pimentón de la Vera y un chorrito de aceite de oliva. Mezclamos y echamos una pequeña cantidad en cada vaso.
- Se sirve frío o a temperatura ambiente (se puede sacar del frigorífico un ratito antes de servir para que no esté tan frío).

lunes, 23 de abril de 2018

VASITOS DE TARTA DE QUESO Y OREO

Hoy os traigo una receta que fue el postre de la pasada Nochebuena. La idea es del canal de You Tube Cuuking, que tiene ideas muy modernas y creativas. 
Os cuento como se hace este vasito tan delicioso.



Ingredientes: (para 6 vasitos)
- 120 grs de chocolate negro para postres
- 150 ml de nata de montar
- 125 grs de queso crema (tipo Philadelphia)
- 50 grs de yogur griego
- 18 galletas Oreo y otras 6 para la decoración
- 20 grs de mantequilla
- 1 cucharada de vainilla líquida
- 30 grs de azúcar

Preparación:
- Derretir la mantequilla y el chocolate y mezclarlo con la nata también caliente. Reservar.
- Separar las galletas Oreo, la galleta por un lado y el relleno por otro. 
- Mezclamos el relleno de las galletas con el yogur, el queso, el azúcar y la vainilla. Mezclar. 
- Trituramos la parte negra de las galletas. 
- Montamos el vasito: una cucharada de galleta triturada, crema de chocolate, otra cucharada de galleta triturada, otra de crema de queso, un poquito de galleta triturada y una galleta Oreo entera en la superficie. 

¡Listo!

domingo, 15 de abril de 2018

ROLLO DE HOJALDRE DE PHILADELPHIA, BACON Y DÁTILES

Hoy os presento una de mis recetas de cosecha propia, que he repetido decenas de veces a petición de mi marido, que es uno de sus platos favoritos. 
Facilísimo de hacer, puede ser un aperitivo ideal para presentar en una mesa buffet de aperitivos cuando tengas invitados en casa, para una cena informal. Sea invierno o verano, este hojaldre es un bocado que siempre apetece. ¿A qué esperas para probarlo? En unos minutos lo preparas y del resto ya se encarga tu horno. 





Extiende una lámina de hojaldre cuadrada en la bandeja de horno forrada de papel vegetal.
En un bol mezclamos media tarrina de queso Philadelphia, un huevo, un puñadito de queso rallado, daditos de bacon, trocitos de dátiles, sal, pimienta y nuez moscada. Y añadimos esta mezcla encima del hojaldre intentando dejar los bordes libres. 
A continuación vamos enrollando hasta sellar bien los bordes y los extremos. 
Pintamos con huevo batido y horneamos 30 minutos a 180ºC. 

¡Os parecerá delicioso!

martes, 10 de abril de 2018

VIAJE A ROMA - SEPTIEMBRE 2017 - PARTE III

Continuamos la ruta por Roma madrugando para acudir al Vaticano. Es cierto que la Ciudad del Vaticano, la Basílica de San Pedro y museos vaticanos encierran una riqueza descomunal, pero tanto o igual que la ciudad de Roma por completo. 
No pudimos ver al Papa, pero pudimos escuchar a nuestro guía hablar muy gratamente de él. Es una persona muy querida y de los papas más humildes que ha tenido el Vaticano. Nos hubiera encantado verlo, pero estaba de visita en Colombia en esa fecha. 
Os dejo con algunas fotos de nuestra mañana en el Vaticano. 

La Piedad de Miguel Angel la encontramos nada más pasar a la Basílica. Impresionante la perfección. 


La Puerta Santa.


San Pedro Apóstol


Capilla Sixtina (foto de estrangis... si nos llegan a pillar echando la foto nos llevan a los leones del Coliseo mínimo...). 
La capilla Sixtina para mi es lo mejor que ví en el Vaticano. Tienes que hacer un largo recorrido hasta llegar a la capilla. Una vez allí te aleccionan antes de entrar: nada de fotos, no se habla, no se toca, nada y hay un tiempo limitado. Solo pasas a observar. Pero qué maravilla... Y saber que Miguel Angel pintó esto a la luz de unas velas... a pulso... Esta imagen nos dejó sin palabras. 

Aquí en la Plaza de San Pedro





Interior de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Grandiosa por cada una de sus rincones.


Entrada a la Basílica de San Pedro.


Muy cerquita del Vaticano pudimos visitar el Castell de San Angelo, que si has leído Angeles y Demonios de Dan Brown te va a sonar mucho. Por un momento me adentré de nuevo en la novela. 
Sin duda la panorámica desde el pasillo de los 11 ángeles hacia el castillo me puso los pelos de punta. Otro lugar de Roma que me enamoró. 




El último día en Roma aprovechamos entre otras cosas para visitar las Termas de Caracalla. Una antigua ciudad recreativa ... lo que hoy en día podría llamarse una zona de ocio, pero miles de años atrás. Una autentica pasada. 




Y os muestro donde comimos el último día a prisa y corriendo antes de que fueramos al aeropuerto para volver a España. PINSERE... para despedirnos bien de las autenticas pizzas... ¡que ricas por favorrrr!





Solo puedo decir que volvería a Roma una y otra vez... y mil veces cien. 

domingo, 8 de abril de 2018

VIAJE A ROMA - SEPTIEMBRE 2017 - PARTE II

El tercer día en Roma entre otros lugares, visitamos la Iglesia de San Pietro in Vincoli. En ella están las cadenas de San Pedro y la obra maestra del Moisés de Miguel Angel. Maravilloso.



También visitamos la Boca de la Veritá (En Santa María in Cosmedin)



A continuación llegamos a la zona del Coliseo Romano, preparados para adentrarnos en las historias de gladiadores y luchas. Simplemente deciros que alucinamos de ver la construcción del coliseo, de imaginar lo que allí se realizaba y la cantidad de secretos que sus muros guardan. Esto fue lo que más nos fascinó de Roma junto con el Foro. Hubieramos dado un riñón por teletransportarnos a esa época y vivir en directo lo que allí celebraban.

Coliseo





Una pausa para comer en un restaurante cerca del Coliseo y después seguimos con la visita al Foro Romano. Estos fueron los platos que comimos cada uno: canelones, rigatoni y ravioli.






Foro Romano








El cuarto día en Roma nos soprendió con una lluvia espantosa que nos obligó a quedarnos en el hotel hasta el mediodía. En cuanto tuvimos ocasión caminamos hacia Termini para coger el autobús hasta la zona del Trastevere, un barrio medieval de Roma que es muy popular entre la gente joven para tomar el aperitivo al atardecer.
A pesar del mal tiempo pudimos pasear sus bonitas calles y su iglesia más significativa: Santa Maria de Trastevere.


Río Tiber


Calles del Barrio de Trastevere


El Barrio de Trastevere me evocó a muchas escenas de Julia Roberts en "Come, reza, ama".


Muchos bares peculiares


La fuente octogonal de Santa María de Trastevere, de la que según cuenta la leyenda brotaba aceite.


Comimos pizza en un localito pequeñito donde nos acogieron muy bien. Tenían pizzas al taglio (al corte) de decenas de sabores. ¡Cómo disfrutamos estos trozos de pizza en una tarde lluviosa en el Trastevere de Roma! ¡Brutal!
Destacar una pizza deliciosa de berenjena y ricotta que pedí yo.



Mirador de San Gianicolo

VIAJE A ROMA - SEPTIEMBRE 2017 - PARTE I

No sé cómo he tardado tanto en escribir esta entrada contando mi viaje a Roma. Quizá no encontraba el momento o la inspiración.  Esta tarde de domingo es idónea para recordar uno de los viajes más bonitos que he podido hacer.

Roma es una ciudad maravillosa, y a pesar de tener una mala experiencia con el hotel, todo lo demás mereció la pena: la ciudad es puro arte por cualquiera de sus rincones; se respira y se vive la historia... por momentos te adentras en ella y parece transportarte a miles de años atrás donde se vivió tantas historias por el lugar que hoy estábamos pisando. 

Estuvimos 5 días en Roma y pudimos visitar todo lo que queríamos, pero me voy a limitar a contaros lo que más me impresionó y por supuesto todo lo que comimos... Tengo cientos de fotos pero he seleccionado las más significativas para mi. 


Llegamos al hotel casi al mediodía así que nos dio tiempo solo a dejar las maletas e irnos a buscar algún restaurante cercano para reponer fuerzas antes de empezar a recorrer Roma. Cerca del hotel encontramos el restaurante Al 39 que nos encantó: 


Qué sensación más maravillosa eso de sentirte en otro lugar aún desconocido para ti... pensar en todo lo que hay por ver y descubrir. 
El restaurante era muy coqueto y acogedor y la comida estaba requetebuena y al más puro estilo italiano. 


 Yo pedí uno de los platos favoritos de los romanos "Spagueti cacio & peppe" tan sencillo como pasta con queso y pimienta. La riqueza del plato es el sabor tannn rico de la pasta, cocida al dente tirando a durita... a mi me supo a gloria. Otro dato curioso es que el queso parmesano rallado te lo ponen en un bol enorme aparte para que te lo sirvas al gusto.


 Gnocchi a los 4 quesos



Y espagueti carbonara, que a diferencia de las costumbres españolas, no llevan nata, solamente yema de huevo. Estos son los autenticos carbonara italianos. 


 Tiramisú


Comenzamos la ruta por Roma visitando varias iglesias de las muchas que hay por todo Roma. Destaco esta donde se encontraba la obra de Bernini "El éxtasis de Santa Teresa". Grandioso.



Seguimos callejeando hasta encontrar el Hard Rock Café de Roma, donde entramos un ratito y nos tomamos una coca cola fresca en la barra. Estaba lleno de gente tanto tomando copas y cócteles como comiendo y eso que eran las 6 de la tarde, ya se sabe que en los sitios turísticos hay comidas a todas horas. Nos encantó sobre todo el techo imitando a la capilla sixtina del Vaticano. Un lugar chulísimo.


Fuimos a buscar la famosa heladería de Giolitti, donde dicen que se compró el helado Audrey Hepburn cuando rodó Vacaciones en Roma, y precisamente sale en la escena de la bajada de la escalinata de la plaza de España comiéndose el helado. Bueno... decir que fuimos dos veces a esta heladería en días distintos porque no nos hemos comido unos helados tannn ricos en nuestra vida. ¡Dios mio que deliciaaaa! Aquí se nos ve en la cara lo que estábamos disfrutando... jejejeje. En cuanto a precios...fenomenal... el helado que me estaba comiendo costaba 2.50 euros.


Después nos fuimos callejeando hasta encontrar la Fontana di Trevi, una verdadera maravilla. Cuando fuimos por las callecillas siguiendo las indicaciones y salimos a la plaza donde está la fuente... y miras arriba y ves esa obra de arte... esa grandiosidad... toda la gente admirándola.... ¡qué pasada! Visitamos la Fontana 3 veces, una de ellas de noche. No te cansas de verla...de estar allí admirándola. 
Una de las veces que la vimos tuvimos la suerte de presenciar una pedida de mano de una pareja inglesa... justo delante de mi, aluciné cuando vi al chico coger de la mano a la chica y arrodillarse... sacarle el anillo... y los cientos de personas que estábamos allí aplaudíamos al unísono... fue un momento ¡muy peculiar! 
¡Por cierto! También tiramos la moneda, por supuesto como manda la tradición: con la mano derecha por encima del hombro izquierdo hacia atrás. También nos quisimos bañar en la fuente como en "La dolce Vita" pero numerosos vigilantes lo impedían... jajajjaja... vamos que no podías ni tocar el agua porque te pegaban un pitido que se te quitaban hasta las ganas de acercarte... ¡exagerado! 




También fuimos a Piazza Venezia y pudimos ver y subir al monumento a Victor Manuel II, también conocido como "el pastel de bodas". Parece que no es muy bien visto por los romanos ya que no guarda la estética del resto de monumentos de la ciudad. De cualquier forma a nosotros nos encantó.  


Desde lo alto del monumento pudimos fotografiar Piazza Venezia y Vía del Corso con una invitada especial  en primer plano. 


Al día siguiente hicimos una excursión panorámica de Roma con guía y visitamos entre otras muchas cosas: 

Piazza Navona, con la espectaular fuente de los 4 ríos.


Panteón de Agrippa: espectacular





Plaza de España: había muchísimo ambiente allí: turistas, gente de la zona de compras, ya que ahí confluían muchas de las calles de tiendas caras, entre ellas Vía Condotti, niños, la gente tomando un descanso en las largas escalinatas de la plaza... un ambiente maravilloso. Merece la pena sentarse allí un ratito simplemente a empaparte del ambiente y observar tu alrededor. ¡Cómo disfrutamos ese ratito!




Después de todo esto fuimos en busca de una de las calles que me enamoró definitivamente: Vía Margutta. Es una calle sencillamente de postal... se respira romanticismo por todos lados. 




Después de visitar la Piazza del Poppolo y observar sus vistas desde arriba buscamos un sitio cercano para comer y dimos con "Pizza Ré". Comimos pizzas riquísimas. Las pizzas italianas son mucho más ligeras que las que estamos acostumbrados a tomar en España, y les suelen poner muy pocos ingredientes pero todos muy frescos, por lo que están riquísimas y sientan muy bien. Otra cosa curiosa es que no encontré orégano en ninguna pizza como estamos acostumbrados a poner en España, le ponen albahaca. 


Por la tarde en Vía del Corso visitamos la famosa heladería Venchi, que tiene el premio al mejor chocolate del mundo, y como buena bloguera de cocina... tenía que ir a comprobarlo... 
No se describiros el olor tan rico a chocolate que había al entrar... Aún así Giolitti nos gustó tanto o más que Venchi.  Repetimos un par de días más... como era zona de paso... jajajaja.